sábado, 31 de agosto de 2013

3 microcuentos de Garcia Marquez

Imagen de gabriel garcia marquez microcuentos o microrrelatos
El microcuento "La Muerte en Samarra" fue tomado del libro Cómo se cuenta un cuento, Ed. Sudamericana; "El drama del desencantado" y "El soldado mutilado" pertenecen a dos discursos del autor.
Gabriel García Márquez (Gabo): escritor y periodista nacido en Aracataca, Colombia, en 1927. Ha escrito cuentos, novelas, ensayos y guiones de cine. Entre sus libros más celebrados figuran Doce cuentos peregrinos, y las novelas Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada, Relato de un náufrago y El coronel no tiene quien le escriba.


La Muerte en Samarra


El criado llega aterrorizado a casa de su amo.
—Señor —dice— he visto a la Muerte en el mercado y me ha hecho una señal de amenaza.
El amo le da un caballo y dinero, y le dice:
—Huye a Samarra.
El criado huye. Esa tarde, temprano, el señor se encuentra la Muerte en el mercado.
—Esta mañana le hiciste a mi criado una señal de amenaza —dice.
—No era de amenaza —responde la Muerte— sino de sorpresa. Porque lo veía ahí, tan lejos de Samarra, y esta misma tarde tengo que recogerlo allá.


El drama del desencantado


...el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.


El soldado mutilado


Un soldado argentino que regresaba de las Islas Malvinas al término de la guerra llamó a su madre por teléfono desde el Regimiento I de Palermo en Buenos Aires y le pidió autorización para llevar a casa a un compañero mutilado cuya familia vivía en otro lugar. Se trataba —según dijo— de un recluta de 19 años que había perdido una pierna y un brazo en la guerra, y que además estaba ciego.
La madre, aunque feliz del retorno de su hijo con vida, contestó horrorizada que no sería capaz de soportar la visión del mutilado, y se negó a aceptarlo en su casa.
Entonces el hijo cortó la comunicación y se pegó un tiro.

Comparte este post con tus amigos!

4 comentarios

guringa dice:

No tenía idea de que García Márquez hubiera escrito microrrelatos. Mucho menos que fuera un "copiador" de cuentos (claro que ya había hecho una copia, que algunos llaman adaptación, de la novela La casa de las bellas durmientes). La muerte en Samarra es exactamente el cuento El gesto de la muerte, de Juan Cocteau, según una colección de cuento fantástico breve hecha por Borges y Bioy Casares. La diferencia en los dos relatos radica solo en los nombres de las ciudades: Hispahan y Samarra.

Daniel Paredes dice:

¡Hola, guringa!
En realidad "La Muerte en Samarra" no es un plagio (no se puede plagiar un clásico). El relato, que es un cuento popular, tampoco es invención de Cocteau; muchos años antes, Yalal Al-Din Rumi había escrito "Salomón y Azrael": mira aquí las versiones en orden cronológico http://tierradetrampas.blogspot.com/2011/06/tres-versiones-del-mismo-cuento.html)
La reescritura es un ejercicio que practicaron muchos grandes autores, y Borges es uno de los ejemplos: "El brujo postergado" es una reescritura de uno de los "exemplos" de El Conde Lucanor, y "El hombre que soñó" está tomado de Las mil y una noches. Y a propósito de "El hombre que soñó", la novela El alquimista, de Coelho, es una versión ampliada o desarrollada en 200 páginas de ese cuento de 2.
El comienzo de El nombre de la rosa es una rescritura de un fragmento de "Zadig o el destino" de Voltaire.
Reescribir es guiñarle el ojo al lector.
Un abrazo, y gracias por asomarte y comentar.

Omar Ospina García dice:

Pero la ignorancia que exhibe guringa y el odio que respira por un autor que seguramente pensaba distinto de lo que ella "piensa", le llevan a mostrar el cobre de su pequeña humanidad. Desde Grecia no hay temas originales, guringa, todo está escrito. Pero nuestros grandes escritores, vuelven a decir lo mismo con creativa originalidad. No creo que lo entienda.

Anónimo dice:

Se le llama Pastiche... No es plagio.

Escribir un comentario ↓